Inicio > Cultura > Discográfica > Flamenco Etxea

 

Flamenco Etxea

Portada del disco Flamenco Etxea

José Luis Montón y Gorka Hermosa nos proponen en Flamenco  Etxea, Casa del Flamenco en euskera, una muy curiosa y original fusión de flamenco y música vasca, consiguiendo un lenguaje personal con el que abordan desde composiciones propias, hasta versiones flamencas de Bach.

 

Músicos:


- José Luis Montón: guitarra flamenca
- Gorka Hermosa: acordeón
- Odei Lizaso: tabla hindú y otras percusiones
- Piruchi Apo: voces en Tiempo Denbora
- María Berasarte: voz en Fiesta Jaia y Kopla Berriak
- Carmen París: voz en Lau Haizetara
- Xavier Euskitze: recitador en Lau Haizetara

 

Mezclado y masterizado en Estudios Infinity de Madrid por Pablo Baselga.
Diseño: Ane Hermosa.
Fotos: Jerónimo Velasco.

Discográfica: COZY TIME
Distribuido por Resistencia

 

Cv artistas

 

Temas:

1-tiempo denbora_tanguillo  5:59

2-zelaia_jota navarra  3:10

3-kopla berriak_coplas nuevas  4:33

4-agua ura_buleria  3:01

5-fiesta jaia_vals  3:34

6-bachleriana_buleria  6:26

7-lau haizetara_a los cuatro vientos  3:36

8-bach por bulerías_buleria  3:01

9-manantial iturria_tanguillo con tiento  5:36

10-ciaccona flamenca  14:

 

Escucha el tema Fiesta jaia_vals

Prensa:

 

“Flamenco Etxea es un matrimonio singular, hermoso y eficaz desde el punto de vista artístico”. JUAN RAMÓN LUCAS (RNE1: “En días como hoy”, 28/9/11).

 

“Flamenco Etxea nos ha dejado estupefactos, sorprendidos… y además muy gratamente: un trabajo discográfico de enorme libertad musical, con inspiración flamenca”. TEO SÁNCHEZ (RNE3: “Duendeando”, 1/10/11).

 

“En la casa (etxea) del flamenco todo cabe”, se escucha en los primeros segundos de esta grabación, una promesa que se corrobora corte a corte de la misma: hermosas canciones en euskera y en español que interpretan Carmen París. Piruchi Apo y María Berasarte, un vals, una jota Navarra,  tanguillos y bulerías, dos de ellas sobre composiciones de J.S. Bach, del que también se adapta su Ciaccona en Re. El acordeón de Gorka, las palabras y gran parte de la música sitúan a la casa de referencia en un verde y boscoso paisaje vasco en el que el flamenco que transporta Montón es un invitado muy bien recibido, al que el anfitrión da su sitio y con el que teje brillantes diálogos  El encuentro del acordoeonista y el guitarrista provoca sensaciones de muy diverso carácter, pero ninguna que pueda llevar a una fácil engañosa fusión de flamenco y música vasca. La cosa es más seria: con sinceridad cada cual aporta su patrimonio a un espacio de serena belleza donde el virtuosismo de uno y la versatilidad del otro sí que se funden para hacer música donde los límites culturales se esfuman en la niebla. Y todo hecho de una forma tan hermosa como honesta. FERMÍN LOBATÓN. EL PAIS. Babelia. 03/12/2011.